viernes, 16 de junio de 2017

Amor entre cerebros...

Volviendo al amor entre cerebros,
al dulce laberinto de esa idea,
se me antoja adorable
el fiel reflejo
del mundo virtual que manejamos.
Si resulta que bullen
los chispazos,
que conecta el teclado con circuitos
cuyas fibras sensibles
se estremecen…
Si crecen, crecen, crecen las alarmas
y el resorte del fuego se dispara…,
si las teclas ríen, bailan o mantienen
un flirteo prolongado…,
se generó el flechazo
en el mundo sensible de las mentes.

.

miércoles, 14 de junio de 2017

En honor de Miguel Hernández...

Esta humilde corona de sonetos va dedicada a uno de mis poetas preferidos: MIGUEL HERNÁNDEZ. 

.......................................

SONETO 0
.
Yo sé que ver y oír a un triste enfada
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía,
a una región esquiva y desolada.
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada
para lo que me queda todavía
que sufrir, el rigor de esta agonía
de andar de este cuchillo a aquella espada.
.
Me callaré, me apartaré si puedo
con mi constante pena, instante, plena,
a donde ni has de oírme ni he de verte.
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
pero me voy, desierto y sin arena:
adiós, amor, adiós, hasta la muerte.
.
Miguel Hernández
.....................................

SONETO 1

Yo sé que ver y oír a un triste enfada
si crea de su duelo fortaleza,
pero el querer no ahuyenta la tristeza
ni induce a la razón a ser violada.
.
Debo enfrentar a solas la estocada
que un día y otro aguarda en la certeza
de estrangular con saña mi entereza
perforando mi esencia ensangrentada.
.
No quiero ser dolor ni la locura
que inste a envenenar el pensamiento,
tan solo soy, seré, simple elegía;
.
como el verso cargado de amargura
que fluctúa al vaivén de un fuerte viento
cuando se viene y va de la alegría.
,
(Por la menda)
................................................



SONETO II
.
Cuando se viene y va de la alegría
y la pena se filtra intermitente,
mejor cohibir el pálpito latente
y ampararse en la gris melancolía.
.
Cuando brota una lágrima sombría
que taladra el umbral del subconsciente,
y todo, todo, todo es recurrente,
el duelo se hace auténtico vigía.
.
Oscilo entre renuncias y deseos
que giran, giran, giran, soñadores,
al albur de una extraña sinfonía.
.
Mas percibo por dentro bisbiseos,
que acuden y se alejan, invasores,
como un mar meridiano a una bahía.
.
(Por la menda)
................................................................

SONETO III
.
Como un mar meridiano a una bahía,
con suaves incursiones y recesos,
así penetra el vértigo en mis huesos,
deslizándose tácito en la umbría.
.
Procuro resistir tu lejanía
tratando de olvidarme de tus besos,
que van difuminándose, inconfesos,
con esta intolerable tiranía.  xxxx
.
Y acepto con quebranto la evidencia     
de ver cómo la niebla se aventura
por recodos del alma atormentada.
.
Y abatida se exilia mi conciencia,
entre encrespadas olas de negrura,
a una región esquiva y desolada.
.
(Por la menda)
.........................................................................

SONETO IV
.
A una región esquiva y desolada,
emigra un corazón estremecido
que nunca quiso ser y nunca ha sido
la víscera que ahora está postrada.
.
Ya nunca su latir, querida amada,
registrará tan íntimo latido,
su palpitar sensible fue al olvido
por una violación desvergonzada.
.
Ya todo es un querer morir muriendo
rendido a toda suerte de balazos
con toda la esperanza estrangulada.
.
Ya todo lo que fue, se nos fue yendo
cercenado en adúlteros pedazos.
Lo que he sufrido y nada todo es nada.
.
(Por la menda)
.....................................................................

SONETO V
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada
con estos horizontes tan oscuros,
en ellos solo encuentro negros muros
que ocultan la traidora puñalada.
.
Y, aunque mantenga firme la mirada,
regresarán los pájaros impuros
acribillando el aire de conjuros
que enturbiarán mi sangre acelerada.
.
Pero soporto carros y carretas
por mor de un sentimiento que pervive
y que avala mi cómplice empatía.
.
Demasiado dolor por las cunetas,
intensa pesadumbre se percibe
para lo que me queda todavía.
.
(Por la menda)
.....................................................................

SONETO VI
.
Para lo que me queda todavía
es difícil hallar algún consuelo,
pues tanto es el dolor, tanto es el duelo
por no poder sentirte, amada mía,
.
que temo haber vivido una utopía;
y persigo ese cántico, ese vuelo
que mantuvo mi espíritu en el cielo
induciéndolo a fluir en poesía.
.
Prisionero de un círculo vicioso,
nada me impide ver la desventura
donde el amor, antaño, florecía,
.
y prefiero un deceso doloroso
huyendo del horror de la impostura
que sufrir el rigor de esta agonía.
.
(Por la menda)
..................................................

SONETO VII
.
Que sufrir el rigor de esta agonía
es como un berbiquí torturador
horadando hasta el centro del dolor
un día y otro y otro y otro día.
.
Sobrecoge la voz de la herejía
que impone el despiadado violador
(el código constante del terror)
con su infame traición y alevosía.
.
Un futuro carnívoro me acosa,
cautivo de una bárbara sentencia,
mostrando su temible dentellada;
.
y me pierdo por una nebulosa,
que añade el ultimátum, la advertencia
de andar de este cuchillo a aquella espada.
.
(Por la menda)
...............................................

SONETO VIII
.
De andar de este cuchillo a aquella espada
en este absurdo tramo de mi vida,
me rindo ante la furia genocida
que se expande implacable y despiadada.
.
Recuerdo el resplandor de la alborada
con aquel color púrpura suicida,
y tu luz (en la luz interrumpida)
acudiendo feliz y alborozada.
.
Recuerdo tu figura junto al río
leyendo, ensimismada, algún poema,
y acude, casi en ráfagas, el miedo
.
que se oculta en constante desafío.
Y, aunque estalle en mi espíritu el dilema,
me callaré, me apartaré si puedo.
.
(Por la menda)

.....................................................

SONETO IX
.
Me callaré, me apartaré si puedo
de la dulce caricia de tu voz;
es demasiado lúgubre y feroz
el estertor que silba en el hayedo.
.
Se me condensa el aire y retrocedo
al hiriente marasmo, portavoz
del endiablado fuego que, veloz,
recorre este submundo en que me hospedo.
.
Atempero este cíclico suplicio
derramando unas lágrimas urgentes
bajo una luna cómplice y serena.
.
Y recompongo el hálito y el juicio
para no herir los ánimos presentes
con mi constante pena, instante, plena.
.
(Por la menda)
...................................................

SONETO X
.
Con mi constante pena, instante, plena,
arrastrada a raíz de una porfía,
peleo entre la furia y la miopía
de no ver la razón de esta condena.
.
Resisto todo el odio que almacena
la tan impresentable oligarquía,
y desprecio la altiva hegemonía
que consiente el maltrato y me enajena.
.
Allá donde resida la falacia,
me envolveré en la luz del raciocinio
controlando mi pánico a perderte.
.
Y, si fuera mi sueño tu desgracia,
huiré de tan amargo vaticinio
a donde ni has de oírme ni he de verte.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XI
.
A donde ni has de oírme ni he de verte,
marcharé tan contrito y tan distante
que nada hará creer que fui tu amante;
me marcharé, mujer, por protegerte.
.
Pero conjugo el verbo, el de quererte,
a cada hora del día, a cada instante,
sabiendo como sé que es vinculante
el fallo irrevocable de la suerte.
.
Mas siento cómo fluye un torbellino
que me sacude el alma si no estás;
tal es el despropósito, que cedo
.
a ese claro deseo peregrino,
pues no puedo sentirte si te vas;
me voy, me voy, me voy, pero me quedo.
.
(Por la menda)
....................................................................

SONETO XII
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
desaparezco, amor, de este escenario
que pretende ceñirnos el sudario
por ir tan solo en contra de su credo.
.
No quiero ser el mártir ni el remedo
de un estúpido y bárbaro adversario
cuyo poder golpista y arbitrario
nos amenaza firme con el dedo.
.
Ya nada podrá ser si tú no estás;
y estallará un infierno si, al besarme,
se adhiriera tu pálpito a mi vena.
.
Sin ti, sin ti, sin ti, no hay nada más,
y quisiera contigo evaporarme,
pero me voy, desierto y sin arena.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XIII
.
Pero me voy, desierto y sin arena,
por la insidia mortal de un homicida,                  
por tanta y tanta lágrima vertida
que brota estrangulándome de pena.
.
Me voy, desaparezco de la escena
dejando el corazón en la partida,
esquilmada la luz, sobreseída
la esencia de la lluvia que me llena.
.
Me voy agonizante y mutilado,
sin fuerza para el lance de este reto
que me anula la acción de complacerte.
.
Me alejo de tus besos, de tu lado,
sin ti, pero contigo, aunque incompleto.
Adiós, amor, adiós, hasta la muerte.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XIV
.
Adios, amor, adiós, hasta la muerte;
emprendo en solitario este camino,
emigrando del dulce torbellino
que era oírte reír y estremecerte.
.
Derrotado, indefenso, casi inerte,
me enfrento a los azares de un destino
que quiere verme errante, peregrino,
penando la tortura de perderte.
.
Me escandaliza todo entre las rejas
de esta prisión maldita en que me hallo,
y debo acelerar mi retirada.
.
No quiero, amor, que sufras por mis quejas
ni por tanta ignominia que me callo,
yo sé que ver y oír a un triste enfada.
.

(Por la menda